Solo en casa. 10 consejos para hacerlo más fácil

Solo en casa. 10 consejos para hacerlo más fácil

El perro es uno de los animales más sociales de la naturaleza, y al formar parte de nuestro hogar, hace de todos los integrantes de la familia parte de su manada. Por ello, cuándo se le deja sólo en casa puede presentar momentos de angustia, estrés, aburrimiento y ansiedad.

Estas emociones se traducen en comportamientos como rascar paredes, ladrar en exceso, hacer pipí en lugares no permitidos, llanto, objetos rotos y demás desastres en casa. Pero esto puede ser controlado, reducido, e inclusive eliminado dependiendo de la personalidad de tu pequeño, incorporando ciertas pautas en nuestra rutina diaria.

1.Agotar su energía. Si saldremos de casa dejando a nuestros pequeños solos, es importante que antes de partir realicemos actividad física con ellos, como salir a pasear, correr, jugar un buen rato lanzando sus muñecos o pelotas, etc.

2.-No al silencio. Al estar solos en casa pueden percatarse de ruidos que les provocan inseguridad y miedo. Te recomendamos ponerle música relajante, puedes encontrar muchas listas de reproducción disponibles en diferentes plataformas digitales.

3.-No al aburrimiento. Recuerda siempre dejar a su alcance 3 juguetes que le permitan estar entretenido durante tu ausencia. Trata que sean juguetes especiales para cuando se quede sólo y no los que siempre tiene, de este modo le llamarán más la atención y estará entretenido por más tiempo.

4.-Ventana mágica. Tener acceso a contemplar lo que sucede fuera de casa a través de la ventana es muy entretenido y el tiempo se les pasará mucho más rápido.

5.-Áreas restringidas. Cierra algunas puertas, así podrás delimitar el espacio en el cuál tu pequeño se queda y podrás controlar o eliminar ciertos peligros como objetos que se rompan, cables, químicos, etc.

6.-El Kong. Este juguete tiene uno o varios espacios vacíos para que le coloques premios, comida húmeda o fruta. Es definitivamente una de tus mejores opciones, ya que tu amigo pasará mucho tiempo intentando sacar y comer todo lo que hay en el interior.

7.-¿Cuántas horas? Trata de evitar largos periodos de ausencia, 8 horas es mucho para ellos, así que siempre que puedas, organiza tu agenda para regresar a casa a “darle una vuelta” aunque sea por unos minutos.

8.-Inseguridad a tope. Si tu pequeño es demasiado ansioso o inseguro, podrías pedirle a algún familiar o amigo que tenga la oportunidad, que pase a verlo por momentos; o bien, si esto resulta imposible, también puedes llevarlo a una guardería canina.

9.-Dependencia. Muchas veces somos nosotros los culpables de la dependencia que nuestros perros desarrollan, pues estamos constantemente invitándolos a estar a nuestro lado en casa, sin permitirles que tengan su propio espacio. Sabemos que al estar en casa quieres estar con ellos y apapacharlos, pero trata de darles independencia suficiente aún en tu presencia, y eso hará más llevadera la separación al salir un rato de casa.

10.-No te despidas. Suena muy complicado, pero mientras más cariños y mimos otorgues al salir, más difícil será para ellos separarse de ti.

Estos 10 trucos te ayudarán a reducir la ansiedad por separación de tu perro, haciendo que sea más fácil adaptarse a los momentos y situaciones que tiene que enfrentar en tu ausencia.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

5 cosas que considerar antes de regalar un cachorro

5 cosas que considerar antes de regalar un cachorro

Si bien los que tenemos el placer de tener mascotas (perros o gatos), sabemos que no hay mejor regalo en la vida que contar con ellos, debemos de reflexionar y poner en perspectiva todas las consecuencias que regalar un cachorro implica. La responsabilidad y el compromiso que traerán a nuestras vidas… ¡y por un largo rato!

A continuación, te describimos 5 aspectos que debes tomar en cuenta antes de regalar un animal.

1. No es un capricho

En ocasiones queremos convencer a nuestra pareja, familia o amigos para que se hagan de una mascota, porque según nosotros, se encuentren listos para hacerlo. Pero la realidad puede distar bastante de ello, sé objetivo y no te encapriches. No es lo mismo cuidar de unas tortugas o peces, que de un perro o gato. E inclusive la diferencia entre un gato y un perro suele ser abismal; el primero puede estar siempre en casa, pero para el segundo es indispensable salir a realizar actividad física.

2. Gastos

Debemos estar conscientes que el tener una mascota implica pagos que antes no se contemplaban. Veterinario, vacunas, medicinas, alimento, etc.…Así que tenemos que estar totalmente seguros de que quién va a recibir “a este regalo” tiene una buena solvencia económica.

3. Compatibilidad

Ten en cuenta que la personalidad del adoptante y del perro deben hacer match. Deben tener un estilo de vida compatible, es decir, si el dueño es alguien sedentario y hogareño, necesitará un perro de baja energía; y si por el contrario estamos hablando de una persona activa y deportista, hay que optar por un perro de alta energía.

4.Consenso

Si la persona a la que le vas a regalar el cachorro no vive sola, tendrás que asegurarte que aquellos en el entorno hogareño estén de acuerdo con esta decisión. Ya sea pareja, roomie(s), o familia. La llegada de un integrante nuevo debe ser vista con agrado por todos los que habiten el mismo techo.

5.Adopta

Los amigos y familia no se compran, entonces ¿por qué tu mascota sí? Te invitamos a que le des la oportunidad a una de las muchísimas mascotas que están en espera de ser adoptadas por un hogar lleno de amor. Date chance de buscar al adecuado en centros de adopción (perreras, refugios e inclusive con protectores independientes), te sorprenderá ver la cantidad y diversidad de perros; y además tendrás de tu lado gente empática, que conoce bien a sus perros, y que te ayudará a tomar la mejor decisión.

¿Sigues pensando regalar una mascota? ¿Ya habías considerado estos 5 aspectos? Entonces, simplemente estás listo para hacerlo, ¡esperamos acompañarte en todas las nuevas aventuras que tendrás!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Premios para el adiestramiento

Premios para el adiestramiento

Cuando estamos en el proceso de educación canina, siempre será mejor hacerlo a través del refuerzo positivo, técnica que explicada muy rápidamente, implica premiar a tu mascota cada que realiza una acción deseada o correcta. Si quieres conocer más detalles de esta técnica lee nuestro post dedicado al tema aquí.

Si vamos a ofrecer premios de comida, es decir, snacks o golosinas, llegamos a la encrucijada de elegir la mejor opción para ellos, ya que en el mercado actual existen un sinfín de opciones que siempre nos dicen ser el mejor. Entonces, ¿qué debes tomar en cuenta al elegir el snack para tu mascota? Continúa leyendo, nosotros te lo contamos.

Lo primero que debes tener en cuenta son las necesidades específicas de tu perro y recordar que no le estás alimentando, sino premiando, por lo que es de vital importancia que no abuses en cantidad de ellos, recuerda que el refuerzo positivo no sólo es comida, sino también caricias, cariños y palabras de felicitación.

Al hablar de las necesidades especificas de tu mascota, hablamos de que hay snacks creados especialmente para cachorros, para perros viejos, para tallas grandes y pequeñas, para aquellos con sobrepeso, los hay adicionados con glucosamina para proteger sus articulaciones, o con ingredientes orientados al cuidado de la piel como los ácidos grasos.

Algunas de las características que debes buscar en los snacks comerciales es que estén hechos de proteínas naturales, es decir, que partan de cárnicos o pescados como ingrediente principal; que tengan una textura agradable – suavecitos/ semi húmedos o bien crujientes – pero nunca chiclosos o gomosos; y que no contengan colorantes o saborizantes artificiales. Todo esto lo podrás identificar al leer los ingredientes descritos en el reverso de la bolsa.

Si esto te resulta enfadoso, siempre tendrás la opción de los premios caseros, ¡puede que ya hasta cuentes con ellos en casa! Hay frutas y verduras que son crujientes, con mucha fibra y de un sabor atractivo para nuestros amigos como la zanahoria, manzana, o pera; pero hay quienes prefieren algo más suave como las papas (no crudas). las moras, arándanos, el plátano, melón o sandía, aunque éstos últimos tienen mucha azúcar y deberás usarlos con moderación.

Si tienes un poco de tiempo para cocinar, puedes hervir u hornear pollo, pavo, ternera, pescado o hígado para consentirlo con algo de proteína (nunca agregues sal o azúcar)

Sin importar que el snack sea comercial o casero, debe ser atractivo para tu mascota, debe no ser algo que se reciba comúnmente, pues así lo sabrá valorar y mantendrá el interés en completar las tareas de adiestramiento que estemos practicando.

Te recomendamos que pruebes y observes cuáles son los premios que más le gustan a tu mascota, hecho esto, haz una lista ordenándolos de mayor a menor preferencia; así cuando haga tareas fáciles o antes practicadas le des los de menor valor, y cuándo le enseñes algo sumamente difícil o trates de hacerlo superar un miedo, le ofrecerás aquellos premios más deseados.

Recuerda que la educación del perro es una tarea continua y de toda la vida, no sólo de cuándo son cachorros, pues muchos de sus comportamientos vienen provocados por agentes externos y dependen directamente de la personalidad del animal y su forma de enfrentarse a ellos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

¿Qué hago si mi perro adulto orina dentro de casa?

¿Qué hago si mi perro adulto orina dentro de casa?

Muchos hemos lidiado con esta situación, que definitivamente nos desespera y causa gran frustración. Seguro nos hemos preguntado mil veces “¿por qué lo hace?”

Algunas de las causas por las que se presenta este problema son: miedo, ansiedad, estrés, algunas enfermedades que provocan incontinencia, para marcar territorio, entre otras. Si quieres conocer más de estos motivos, consulta este otro artículo: ¿Por qué mi perro orina por toda la casa?

Pero entonces, ¿qué puedo hacer?

  • No lo castigues, pues esto hará que crea que hacer pipí o popó es malo.
  • Si lo cachas justo en el momento en que va a orinar, llama su atención con voz firme diciendo que “NO”
  • Puedes llamarle la atención o regañarlo, sólo cuando has visto que acaba de orinar. Y jamás con tácticas negativas como golpearle o pegarle el hocico en la pipí.
  • Cuando encuentras una pis y no lo viste en el momento, ni siquiera intentes regañarlo, no servirá de nada, porque no sabrá el motivo por el cuál lo regañas. Cuando haga en el lugar que le has indicado, llénalo de caricias, cariño y felicitaciones.
  • Una actitud positiva y serena siempre será tu mejor arma.

Recuerda que los perros reaccionan siempre mejor al refuerzo positivo, así que lograrás mejores resultados si premias sus logros, que castigando sus errores.

Cuando se trata de problemas conductuales, busca siempre proporcionarle las mejores y más efectivas herramientas para hacer que su comportamiento mejore rápidamente. ¿Crees que lo has intentado todo? ¿Ya conoces The PeeBox?

The PeeBox es un área verde que podrás colocar en tu terraza o dentro de tu departamento, y es el baño ideal para tu mascota ya que ellos se sienten atraídos instintivamente al pasto natural para realizar sus necesidades, lo que hará del entrenamiento para ir al baño una experiencia fácil y sin estrés.

Olvídate de los desastres en casa y del tiempo que gastas limpiando porque tu PeeBox evita malos olores y no filtra. Conoce todos los detalles en www.thepeebox.com

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

¿Por qué mi perro orina por toda la casa?

¿Por qué mi perro orina por toda la casa?

Cuando nuestro perro comienza a presentar malas conductas como el orinar en diferentes partes de la casa, debemos de ocuparnos en encontrar el motivo para, con base en ello, hallar la solución más adecuada. A continuación, revisaremos los motivos más comunes.

1 – Miedo, ansiedad o estrés

Cuando nuestros pequeños desarrollan estos sentimientos muy probablemente comiencen a comportarse “mal”, será como si todo lo que ya habían aprendido se les olvidara, y esto se debe a que hay un descontrol muy fuerte en su cuerpo cuando sufren de estas emociones negativas.

Para contrarrestar este comportamiento, debemos saber qué es lo que tiene alterado a nuestro compañero, ¿algo en casa ha cambiado? ¿nuevos vecinos? ¿has cambiado de trabajo? ¿pasas más tiempo fuera? Trata de reforzar tu vínculo con él, juega más, dedícale un poco más de tiempo, demuéstrale afecto, esto hará que recupere su confianza y autoestima.

2 – Marcaje

Es de todos bien sabido que la orina es un elemento usado por muchos animales para marcar su territorio. Si tu perro orina ciertas zonas de la casa, quiere indicar que esos espacios u objetos son de su pertenencia.

Para eliminar este comportamiento debes comenzar por eliminar adecuadamente el aroma de los lugares que ya ha marcado con anterioridad, no lo hagas con químicos que incluyan amoniaco, sino con limpiadores enzimáticos o naturales como el vinagre y los cítricos.

3- Enfermedades

Puede haber razones que no sean muy evidentes, y es que hay enfermedades que impiden que nuestro perro pueda controlar su vejiga. Si tienes un perro senior podría estar presentando problemas neurológicos o degenerativos, como el Alzheimer. Visita a tu veterinario regularmente para poder identificar cualquier problema de salud en tu mascota.

4 -Falta de educación

Cuando se trata de un cachorro, este comportamiento es normal, y depende de nosotros abordar esta conducta para enseñarles el espacio que queremos que usen. Si adoptamos un perro adulto, a su llegada a casa es de esperarse este tipo de conductas, pues tiene que pasar por un proceso de adaptación, pero de igual forma que con el cachorro, dedicando el tiempo a su enseñanza, lo controlará sin problema. Recuerda que los perros aprenden durante toda su vida, sin importar la edad. ¡Perro viejo SI aprende trucos nuevos!

Para educar a tu perro sobre el lugar que debe utilizar para orinar y defecar puedes elegir diferentes elementos de entrenamiento, hay opciones artificiales como los tapetes de pasto sintético y las famosas toallas entrenadoras; o mejor elige una opción natural como The PeeBox, un pedacito de jardín al interior de tu casa, que al estar hecho de pasto natural, será el baño ideal para tu mascota, pues se siente atraída natural e instintivamente, lo que hará la experiencia de ir al baño un momento placentero, fácil y sin estrés. Descubre más detalles en www.thepeebox.com 

5 -Síndrome de privación sensorial

Se da principalmente derivado del aislamiento del cachorro durante las primeras semanas de vida, lo que le niega la socialización. Por ello, cualquier estímulo le genera miedo incontrolable que provoca rechazo al contacto, ladridos constantes y orinar involuntariamente. Si crees que es el caso de tu mascota, tendrás que ir exponiéndolo a diferentes estímulos poco a poco para que vaya controlando sus miedos y acudir con un etólogo será de gran apoyo también.

En cualquiera de estos casos, además de seguir los consejos ya mencionados, debes limpiar las áreas sucias tan pronto sea posible para impedir que los aromas se impregnen, evita castigar o regañar a tu perro, lamento decirte que hacerlo no servirá de nada, pero eso sí, si lo cachas justo en el momento en que intenta hacerlo, llama su atención diciéndole que “no” y llévalo inmediatamente al área designada. Y por supuesto, siempre considera visitar al veterinario o etólogo si el mal comportamiento se mantiene a pesar de todos tus esfuerzos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La importancia del juego. ¿Cuál es su beneficio?

La importancia del juego. ¿Cuál es su beneficio?

Si existe una conducta básica en la vida de nuestro perro, es el juego. Es una de las primeras cosas que los cachorros aprenden, y no sólo por diversión. Con el juego, los cachorros desarrollan muchas de las habilidades que utilizarán a lo largo de su vida – mejoran su motricidad, reflejos, aprenden a comportarse, a pelear, y refuerzan instintos, entre otros.

Aunque para nosotros, como humanos, el juego es “cosa de niños”, para nuestra mascota el juego será básico en todas las etapas de su vida, inclusive en la vejez, porque ello representa una constante estimulación física, mental y emocional.

A nivel emocional, jugar no sólo genera alegría, sino también autoestima, confianza, seguridad, amabilidad, y por supuesto refuerza ese vínculo especial que existe con nosotros, sus dueños. Además, aprenderás a conocer más a fondo a tu mejor amigo, ya que la forma de comportarse durante el juego te dará indicios de su carácter – podrás descubrir que le interesa, que le enoja, que le molesta, si es o no un perro paciente, etc.

Al mismo tiempo ejercitamos su mente, enseñándoles límites; por ejemplo, aprenden cuándo deben detener el juego, controlan sus mordidas, dominan su conducta de posesión, y aprenden ciertas indicaciones que usamos al jugar como “alto, quieto, stop, sentado, etc.”.

A todo esto, le sumamos el ya bien conocido beneficio físico, porque fortalece su corazón, sistema respiratorio, circulación, articulaciones, mantiene su cuerpo en el peso ideal y libera la ansiedad.

Y no podemos dejar de mencionar que saber jugar y hacerlo frecuentemente ayudará a tu perro a ser mucho más sociable, le enseñará a respetar a otros animales y personas, que no necesariamente son su círculo cercano. Le enseña que la interacción y el conocer nuevos “amigos” son momentos gratificantes y de disfrute.

Los expertos recomiendan que hagas un espacio en tu agenda diaria para dedicárselo a jugar con tu mascota; sabemos que quizás no puedas contar con un horario fijo y que en ocasiones puedes llegar super cansado a casa, pero puede ser tan sencillo como aventarle un peluche o pelota desde la comodidad de tu cama o sillón. ¡Inténtalo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cachorros aprendiendo a ir al baño

Cachorros aprendiendo a ir al baño

Sin duda, que nuestras mascotas aprendan a hacer del baño en un solo lugar es la principal preocupación para la mayoría de los dueños. Cuando nuestros amigos son muy pequeños y no pueden o deben salir a la calle porque aún no tienen sus vacunas, irremediablemente tenemos que asignar un lugar dentro de casa para esa tarea.

A partir de los 3 meses de edad será el momento ideal para comenzar con la enseñanza acerca de este comportamiento tan importante, ya que antes de esto, los pequeños no tienen control sobre sus esfínteres.

Comienza por elegir el sitio dentro de casa, toma en cuenta que este espacio será usado siempre por tu mascota, así que escoge sabiamente un lugar que no te cause molestias, que sea cómodo y accesible para él y que le ofrezca algo de intimidad, estando a su vez lejos de su cama y área de comida. 

En ese espacio deberás colocar un elemento entrenador, puedes elegir opciones artificiales como tapetes de pasto sintético a los que tendrás que añadir químicos atrayentes, los famosos tapetes o toallas entrenadoras que suelen impregnarse con la propia orina de tu cachorro; o preferir una opción natural como The PeeBox, un pedacito de jardín al interior de tu casa, que será naturalmente mucho más atractivo para los cachorros. Descubre todas sus ventajas y demás detalles en www.thepeebox.com.mx

Tienes que llevar a tu amigo a conocer ese nuevo espacio asignado a él para “esos” momentos; si decides tener un PeeBox será mucho más sencillo para tu cachorro, ya que los perros tienen una predisposición instintiva hacia el pasto natural; si has escogido opciones artificiales probablemente tu cachorro vea ese objeto como algo extraño, por lo que tendrás que trabajar en que se acerque, lo huela y no le cause miedo.

Tu cachorro tiene ciertas costumbres que para ti deben convertirse en señales de alerta, pues te indicarán que tiene ganas de hacer del baño. Cuando lo veas olfatear intensamente, caminar rápido y pararse de golpe o comience a hacer círculos, será momento de que lo acompañes al espacio asignado, al menos durante los primeros días.

Te recomendamos que pongas especial atención a estas señales después de que le des de comer, ya que su tracto digestivo es muy corto y funciona rápido, lo que hará que esté listo para ir al baño en cuestión de 5 a 30 minutos, también al despertar y después de jugar.

Parecería una locura, pero a los perros no les gusta ser observados mientras orinan o defecan, así que una vez que lo guíes a su espacio, trata de alejarte un poco y no lo mires fijamente, no dejes de prestar atención, pero disimula y voltea hacia otros lados para que le permitas tener un poco de privacidad en ese momento.

Una vez que lo haya logrado, recuerda siempre felicitarlo, darle caricias y cariños. Y cuándo falle, aunque te cause frustración, trata de no regañarlo, prácticas como restregarles el hocico en los orines y otras de este estilo negativo, no te llevarán a completar esta tarea con éxito, sino a tener un compañero temeroso y asustado de hacer sus necesidades.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

¿Es adecuado que nuestra mascota use ropa?

¿Es adecuado que nuestra mascota use ropa?

Hoy en día es muy común ver a nuestras mascotas “vestidas”, sobre todo cuándo se trata de mascotas de talla pequeña, pero ¿te has preguntado si esto es algo que realmente debes hacer?

Si partimos de la premisa de la naturaleza propia de nuestros compañeros, debemos decir que nuestro perro no necesita ropa, pues para ello cuentan con pelaje que les sirve de abrigo en las épocas de frío, y que al llegar la primavera comienzan a soltar. Además, considera que su temperatura corporal es mayor a la nuestra, alrededor de los 38°C.

Lo siguiente a tomar en cuenta son las características de tu mascota (tamaño, pelo, complexión y edad) y el lugar en el que vives (temperatura y humedad). Un perro grande de pelaje abundante o largo, como un Husky o Afgano, viviendo en la misma ciudad que un perro de pelo corto o pequeño, como puede ser un Galgo o un Chihuahua, sufrirán de problemas muy diferentes de acuerdo a la época del año.

Considera adecuado ponerle ropa a tu perro si vives en lugares dónde el otoño e invierno disminuyan considerablemente la temperatura del resto del año y tu compañero es de pelo corto, así como si es de edad avanzada. También se recomienda el uso de ropa para aquellas mascotas sensibles de la piel, ya que la ropa protege de parásitos, alérgenos y bacterias que pueden estar presentes en parques o calles a los que están expuestos cuando salen a pasear.

Si tu mascota es de pelaje abundante o largo no necesitará que lo abrigues, sin embargo, si vives en ciudades lluviosas, no estará de más un impermeable o algo ligero para cubrirlo durante sus paseos.

No menos importante es mencionar que no debes obligar a tu mascota a permanecer vestida si es algo que le molesta o incomoda, ya que en muchas ocasiones algunas prendas no les permiten libertad de movimiento, lo cuál puede ser sumamente molesto para nuestros compañeros y por ello luchan para quitársela.

Nuestra recomendación es que observes a tu mascota, nadie la conoce como tú, así que sabrás notar si tiene frío, incomodidad, o por el contrario se siente bien y relajada al contar con ropa. Pero nunca te empeñes en vestirlo/a únicamente por tu capricho.

Por último, antes de comprar, no olvides considerar que la ropa debe ser del tamaño adecuado, ser de un material resistente, de excelente calidad para evitar alergias, y que sea de fácil lavado para poder eliminar la suciedad y los ácaros.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Alimentación para perros mayores

Alimentación para perros mayores

Las necesidades de nuestros perros cambian de acuerdo con su edad, y su alimentación no es la excepción. Los perros senior necesitan los mismos nutrientes que los perros jóvenes, pero en cantidades diferentes.

A pesar de que un perro joven quema más energía que un perro anciano, ambos necesitan una dieta equilibrada que incluya carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales.

Si bien las proteínas deben ser la base de la alimentación del perro mayor, porque ayudan a contrarrestar su deterioro muscular (aportando elasticidad y resistencia); son igual de importantes los carbohidratos y las grasas, ya que son la fuente de energía de nuestra mascota, ayudan a controlar la temperatura corporal y a mantener la piel y el pelo sano.

Pero esto no quiere decir que lo requieran en las mismas proporciones, ya que un perro senior al realizar menos actividad física quemará menos grasa, y tendremos que ser muy cuidadosos para que nuestro perro no padezca de sobrepeso, pues ello puede implicar problemas más graves para nuestro “viejo”. 

Las vitaminas y minerales son esenciales, y probablemente tendrás que darle suplementos adicionales a lo que contiene su alimento, ya que estimulan la correcta función del sistema inmunológico.

A continuación, enlistaremos algunas características importantes que debes considerar para la elección del alimento de tu perro senior.

Debe de masticarse con facilidad y ser sabroso al paladar

Que contenga antioxidantes que ayuden al proceso digestivo

Que incluya proteína de alta calidad (de alto valor biológico y de fácil absorción) para mantener sus músculos sanos

Que aporte glucosamina; ya que favorece el desarrollo de tejidos cartilaginosos y previene los procesos degenerativos en sus articulaciones

Que incluya Omega 3, 6 y 9, que, entre otras propiedades, reducen el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares

Que tenga vitaminas A y E, y minerales como el hierro, cobre y zinc que juegan un papel muy importante en la respuesta inmune.

Presencia de ácidos grasos esenciales, los omegas

Esto habla de la calidad intrínseca del alimento, pues en sí mismo, debido a su fórmula, contiene los nutrientes necesarios.

Las características aquí mencionadas son genéricas y aplican para cualquier perro mayor, sin embargo, es muy importante que consideres si tu perro tiene algún padecimiento especifico ya que esto implicará necesidades diferentes que serán identificadas y señaladas por tu experto veterinario.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp